febrero 03, 2021 6 lectura mínima

Si quieres aprender a pintar es necesario que conozcas las diferentes técnicas de pintura, en qué consisten y sus características más destacadas. Hoy desde pintauncuadro.com te mostraremos cuáles son, cuándo utilizarlas y mucho más.

Razones para usar técnicas mixtas de pintura

A muchos artistas les gusta combinar en una misma obra varias técnicas de pintura por diferentes razones. Algunas de ellas son:

  • Para aprovechar las ventajas y los efectos que ofrece cada una de las técnicas.
  • Mediante la utilización de diferentes técnicas puedes acentuar los diferentes relieves. Incluso puedes superponer algunos elementos.
  • Algunos artistas mezclan dos o más técnicas para proteger sus pinturas aunque esto afecte un poco el resultado final. Puedes usar acuarela sobre pastel para aumentar el tiempo de vida del cuadro.
  • Si desean lograr diferentes matices que son difíciles o imposibles de lograr usando una única técnica.

El arte es una forma de divertirte y disfrutar así que eres libre de hacer las combinaciones que desees siempre y cuando estés conforme con el resultado final.

Conoce las diferentes técnicas de pintura

Cada técnica de pintura ofrece resultados distintos, por eso debes saber en qué consiste cada una de ellas y los elementos necesarios para poder llevarlas a cabo.

Pintura acrílica

Se trata de una de las técnicas de pintura más populares. La pintura acrílica se disuelve en agua; no obstante, después que se seca es resistente a este líquido.

Además, tiene las ventajas de que seca rápido y es económica.

Es un tipo de pintura muy versátil, ya que podemos utilizar distintos tipos de materiales para aplicarlos como pinceles, espátulas, etc. Podemos mezclar los distintos tonos antes o durante su aplicación sobre la superficie. Y también nos permite corregir algún error que hayamos cometido, una vez que se seque.

Los acrílicos son muy utilizados por artistas novatos y en cuadros para principiantes.

Pintura al óleo

El óleo ha sido el preferido de muchos artistas durante siglos. Con esta técnica se disuelven los pigmentos en aceites vegetales, lo que hace que tarde mucho tiempo en secar, además de tener una textura espesa.

La ventaja de esto está en las texturas que se pueden conseguir, así como las mezclas de colores que se logran hacer incluso sobre el mismo lienzo. Al pintar con óleo puedes tomarte tiempo para trabajar sobre tu obra.

Requiere práctica y, sin embargo, no es complicado familiarizarte con este tipo de pintura.

Existen varios métodos que puedes usar con óleo para conseguir los efectos que buscas.

  • Pintura por capas: para ello debes esperar que la inferior seque antes de aplicar la siguiente, por lo que puede tomar tiempo.
  • Húmedo sobre húmedo: en este caso no hay que esperar que las capas anteriores sequen para aplicar las siguientes. Es compleja, pero puedes empezar a practicar con diseños urbanos como la calle de París o más naturales.
  • Restregado o scumbling: consiste en mezclar dos colores, restregando un poco el área para conseguir una transición suave entre ambos tonos.
  • Veladura: se utiliza para crear un efecto transparente, aplicando capas muy delgadas de pintura.
  • Impasto: se utiliza para conseguir texturas aplicando pintura seca con espátula sobre el lienzo.

Acuarela

La acuarela es una de las técnicas más utilizadas para pintar y con esta se pueden lograr muchos efectos. En este caso los pigmentos se fijan con goma arábiga y se utiliza agua como disolvente.

Las características principales de esta técnica son las siguientes:

  • Se adhiere al papel con facilidad.
  • Es posible conseguir cuadros con mucha luminosidad.
  • Al aplicar la pintura esta se transparenta.
  • Los colores que se obtienen son claros. Es necesario aplicar varias capas para oscurecer los tonos.pintura acuarela

Después que la acuarela se seca sigue siendo soluble, por lo tanto necesita protección. Para ello se puede utilizar goma arábiga como barniz, lo que también dará un acabado brillante a la obra.

A pesar de que parece sencillo pintar con acuarela tiene su dificultad, por lo que es conveniente familiarizarse con los diversos métodos de aplicación antes de usar esta técnica en un cuadro. Algunos de los métodos que se emplean son los siguientes:

  • Lavado plano: se esparce la pintura para conseguir un tono sólido.
  • Lavado graduado: se puede pasar de un tono oscuro a uno claro o de un color a otro.
  • Pincel seco: consiste en mojar un pincel seco en la pintura y luego esparcirla sobre un papel también seco.
  • Húmedo sobre húmedo: primero se aplica un poco de agua sobre el papel. A continuación, vuelve a mojar el pincel en otro pigmento y se aplica sobre el área húmeda.
  • Mojado en seco: consiste en aplicar una capa de pintura sobre otra que ya está seca. La primera se verá debido a la transparencia de la acuarela.
  • Pintar con sal: para este método se aplica la pintura sobre el papel y mientras está húmedo se esparce sal y se espera a que seque por completo. Lo que ocurre es que la sal absorbe parte del color.

Gouache o témpera

El gouache comparte algunas características con otros tipos de pintura. Por ejemplo, se compara con la acuarela porque también se utiliza el agua para diluirlo. Sin embargo, a diferencia de esta el resultado que se consigue no se transparenta, sino que se obtiene un resultado mate.

Otra característica que comparte con la acuarela es que la pintura debe protegerse al secarse. Aunque ahora existe un gouache de base acrílica que es resistente al agua.

Se trata de un material que seca bastante rápido y tiene gran cobertura. Con los colores básicos se pueden lograr muchas tonalidades. La clave está en practicar hasta familiarizarte y así conseguir los resultados que buscas.

También se le conoce como témpera y, si hablamos de técnicas de pintura para niños o principiantes, esta es una de las mejores alternativas.

Otra de las ventajas que tiene es que es fácil de limpiar. Gracias a esto tardarás poco en ordenar todo al finalizar de pintar. También puedes usarla sobre distintas superficies.

Un consejo para pintar con témpera es que para superponer colores, la capa inferior debe ser aguada y la siguiente más espesa. De esta manera evitas que se fusionen los colores.

Encáustica

Se trata de una técnica muy antigua en la que se usa cera de abeja caliente como aglutinante. También es posible añadir otros tipos de cera, con lo que se consigue modificar sus propiedades.

Con esta técnica se obtienen resultados con mucho color, brillo y texturas. Por lo general se utiliza la madera como soporte, pero en la actualidad también se usa sobre lienzos, incluso cristal.

Se sabe que los egipcios y los romanos utilizaban esta técnica.

Para usar la pintura encáustica, los pigmentos se agregan a la cera caliente y esta se aplica sobre la superficie. Luego el artista va esparciéndola con espátulas u otros materiales. Esta pintura seca en pocos minutos, por lo que hay que trabajarla rápido. No obstante, hoy en día se utilizan pistolas de calor para poder trabajarla por más tiempo.

Pintura pastel

Es otra técnica bastante común, estas pinturas las podemos encontrar en forma de barras que pueden ser secas o cerosas. Para la fabricación de estas últimas se utiliza óleo.

Para pintar con tizas pasteles se aplica directo sobre el papel. También se puede utilizar el polvo que desprenden las barras.

Una desventaja de la pintura pastel es que es difícil de conservar, por lo que se utiliza un papel especial que permite hacer las mezclas y se protegen con vidrio.

pintura con aerografía

Aerografía

Es una técnica que consiste en aplicar pintura por aspersión sobre una superficie. Para ello se utiliza un aerógrafo, el cual mezcla pintura con aire para conseguir un efecto similar al de un espray.

Para aplicar esta técnica se necesita práctica ya que es complicada. Sin embargo, tiene la ventaja de que se pueden utilizar diferentes tipos de pintura como acrílico, acuarela o tintas.

¿Cómo escoger la mejor técnica de pintura?

Como verás hay muchas técnicas de pintura entre las cuales puedes escoger para hacer arte. Pero la forma de trabajar cada una de ellas es diferente. Si no tienes experiencia, es mejor optar por las más sencillas como acrílicos, témperas o lápices de colores.

Es importante familiarizarte con una técnica, entender cómo funciona antes de avanzar. Por ejemplo, cómo hacer que la acuarela o la pintura del aerógrafo no se mezcle cuando cambias de un tono a otro.

Estudia las características de cada técnica, practica y -a medida que ganes experiencia- escogerás con la que mejor te sientas.

¿Cuáles son las técnicas de pinturas para niños?

Cuando se trata de niños también deben familiarizarse con los diferentes tipos de pintura. Se recomienda que avancen de acuerdo a su edad.

Los más pequeños, a partir de 5 años comienzan con lápices de colores; aunque también pueden dar sus primeras pinceladas pintando lo que ven o siguiendo patrones predibujados. Un método que les divierte mucho es pintar con dedos, lo que pueden hacer con témpera.

A partir de los 7 años ya pueden comenzar con otros materiales como el acrílico o la acuarela, así van practicando cómo usar los pinceles. También pueden usar carboncillo y pintura seca.

De los 9 años en adelante ya tienen más libertad y si han estado pintando conocen varias técnicas, por lo que las pueden ir perfeccionando.

Como conoces las diferentes técnicas de pintura puedes empezar a practicar y ver cuál es la que mejor se adapta a tu tipo de arte. Hay otras como la tinta china o el temple con huevo, esta última no es muy utilizada hoy en día. Si quieres obtener algunos diseños para practicar, contáctanos.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.