Tipos de pinceles para óleo: Usos y mantenimiento

Cuando quieres empezar a realizar pinturas es común que te confundas escogiendo los tipos de pinceles para óleo. Por eso desde Pinta un Cuadro te enseñaremos cuáles son los mejores, cómo utilizarlos y mantenerlos en buen estado para que puedas pintar excelentes cuadros por mucho tiempo.

Los pinceles son una herramienta básica de la pintura

Antes de empezar a realizar cualquier pintura debes contar con los elementos y herramientas necesarios. Entre los más importantes están los pinceles y brochas.

Estos son básicos para poder esparcir la pintura por el lienzo y desarrollar cada uno de los elementos que quieres pintar en tu cuadro.

Puedes crear texturas, mezclar colores, lograr diferentes efectos y realzar detalles. Pero dependiendo de los resultados que quieras obtener debes escoger entre los diferentes tipos de pinceles que existen.

pinceles óleo

Tipos de pinceles para óleo: Usos y mantenimiento

Existe una gran variedad de pinceles, por lo que escoger el que necesitas realmente no es tan sencillo. Para esto debes tomar en cuenta el material donde trabajarás, las pinturas que vas a usar y los efectos que quieres obtener.

Si deseas empezar una pintura en óleo te recomendamos utilizar pinceles de mango largo. Con ellos evitas apoyar tu mano en el lienzo y dañarlo o ensuciarlo.

Además puedes ampliar al ángulo de visión sin afectar la aplicación de las técnicas que vayas a emplear.

Otra ventaja de pintar con pinceles de mango largo es que te permiten ser mucho más detallista y mejorar tus habilidades.

En ocasiones también puedes emplear pinceles de mango corto para mejorar algunos detalles o realizar pinturas al aire libre ya que son más fáciles de transportar.

Tipos de pinceles según sus pelos

Los dos tipos de pinceles más utilizados para realizar pinturas en óleo son los de cerdas naturales y los sintéticos. Estos últimos son muy funcionales y los puedes encontrar a buen precio. Puedes emplearlos para crear la estructura general de la pintura.

Durante décadas se ha buscado crear un tipo de pincel sintético capaz de imitar las características de los naturales, lo cual se ha conseguido con la fibra de poliéster. Estos, además, tienen la ventaja de ser más económicos que los de pelo natural.

En cuanto a los pinceles naturales, estos son ideales para difuminar y hacer detalles muy finos. Son costosos, pero su acabado es impecable. Dentro de esta clasificación encontramos los pinceles de pelo de cerdo que tienen una punta abierta que los hace más suave. También se caracterizan por ser capaces de agarrar mucha pintura.

Los pinceles para óleo de pelo de marta, un tipo de comadreja, también son apreciados para esta técnica de pintura. Son muy elásticos, suaves y absorbentes.

También encontramos los de pelo de oreja de buey; son más económicos que los de marta, pero tienen buena elasticidad y resistencia. El pelo de ardilla y de conejo son otras fibras que se utilizan para fabricar pinceles.

Asegúrate de escoger pinceles para óleo de buena calidad, ya que si son demasiado económicos pueden empezar a perder las cerdas rápidamente. Esto te impedirá conseguir el efecto que deseas en tu pintura.

Aunque si vas a realizar algún elemento que requiere de un trabajo muy pesado o rudo, puedes considerar utilizar los más baratos para evitar dañar los de mejor calidad.

¿Cómo diferenciar el pelo natural del sintético?

Hay tres características en las que te debes fijar para diferenciar un pincel de pelo natural que otro sintético. En primer lugar está el tacto, ya que los naturales son más suaves.

Por otra parte, está el color de los pelos que suelen tener tonalidades beige, café, blanco o negro cuando son naturales. Si tienes dificultades para diferenciarlos, un vendedor especialista te ayudará a escogerlos.

Ahora, si ya los has comprado puedes diferenciarlos por la cantidad de pintura que cargan. Los de pelo natural absorben mayor cantidad de pintura que los sintéticos.

Tipos de pinceles según su tamaño

Existen muchos tamaños de pinceles. Debes escogerlos tomando en cuenta el soporte que vayas a utilizar y los detalles que quieras colocar.

Si tu idea es realizar una pintura de gran magnitud, con pocos detalles debes utilizar brochas y pinceles de gran tamaño.

Pero si, por el contrario, quieres hacer una pintura con múltiples detalles como un paisaje, necesitas unos de menor tamaño. Estos te permiten hacer pinceladas delicadas y firmes.

Los tamaños de los pinceles van desde el 1 que es el más pequeño hasta el 24 que es el más grande, aunque esto puede variar.

Cuando vas a comprar pinceles para pintar hay que tener en cuenta que las dimensiones cambian de una marca a otra, por lo que dos número cuatro de diferentes fabricantes no tienen por qué ser iguales. De manera, que para escogerlos, lo mejor es que los veas y decidas cuál es el que más se adapta al resultado que quieres en tus cuadros.

Tipos de pinceles según su forma

Dentro de esta clasificación vamos a encontrar una variedad muy amplia de pinceles. Con cada uno de se logran efectos y trazos distintos. A continuación te describimos los más utilizados.

Planos

Todos los pelos o cerdas del pincel están colocados a la misma altura y poseen el mismo tamaño. Su función principal es la de mezclar colores, esparcir la pintura, realizar líneas de diferentes tipos, hacer pinceladas cuadradas y más.

Este tipo de pinceles cargan mucha pintura, por lo que tienen una gran cobertura. Además, es muy versátil, pudiéndose usar la parte la chata para un trazo grueso y los bordes para uno más fino.

Redondos

Los pinceles para pintar redondos son empleados generalmente para hacer líneas y detalles.

Debes saber escogerlos y aplicarles un buen mantenimiento, ya que si no son de buena calidad irán perdiendo su forma.

En esta categoría también incluimos los avellanados, puntiagudos y similares.

Al pintar cuadros con pinceles redondos, considera el tipo de pelo que tienen. El mejor para el óleo son los de pelo cerda, ya que los de marta cargan mucha pintura, lo que puede convertirse en un problema.

tipos de pinceles

Lengua de gato

Es una mezcla entre un pincel redondo y uno plano. Tiene forma chata, pero su punta es redondeada. Gracias a esta característica los trazos que se consiguen son suaves. Son útiles para hacer degradados y esfumar mejor los colores.

Puedes emplearlo para muchas tareas, pero si quieres pintar pétalos, hojas u obtener contornos definidos es perfecto. Ideal para darle los detalles finales a cuadros como el de flores de loto blancas o similares.

Abanico

Reciben este nombre ya que su forma se asemeja mucho a la de un abanico. Son ideales para realizar follaje, pastos, entre otros efectos. Con este tipo de pincel crearás texturas y degradados suaves. Aunque al comienzo te puede resultar difícil adaptarte a su uso y mantenimiento, siempre es útil tener uno de estos entre tus herramientas.

Angular

Este es otro de los tipos de pincel para pintar al óleo. Se trata de un pincel chato, pero -a diferencia del plano- los pelos no son todos del mismo tamaño, sino que están cortados en diagonal.

Gracias a ese corte, se trata de un pincel muy versátil con el que se logran trazos muy variados.

Brillos                                      

Este es un pincel plano y de pelos cortos que también se utiliza para dar texturas a los cuadros.

Consejos para mantener tus pinceles en buen estado

Si quieres realizar pinturas al óleo con buenos acabados necesitas mantener tus pinceles en buen estado. Además si les aplicas el mantenimiento necesario alargarás su vida útil.

Antes de su uso

Te recomendamos que antes de empezar a utilizar tus pinceles nuevos los sumerjas en agua hirviendo por algunos segundos. Este procedimiento disminuye la pérdida de cerdas.

Luego debes sumergirlos en disolvente y restregarlos sin mucho fuerza contra una superficie firme, como una pared. Así eliminas cualquier cerda floja que pueda desprenderse y quedar en el lienzo.

Después de usarlos

Una vez que hayas terminado de utilizarlos, si no los necesitarás pronto, lo mejor es lavarlos de manera profunda para poder guardarlos.

Lo primero que debes hacer es retirar la capa más gruesa de pintura utilizando un paño, papel absorbente o incluso papel periódico.

Después debes realizar una limpieza más profunda utilizando disolvente. Debes seleccionarlo dependiendo del tipo de pintura que hayas usado, ya que algunos son más agresivos que otros.

Una vez que hayas terminado con el disolvente enjuaga tus pinceles con agua y jabón. Y déjalos secando sin eliminar el exceso de agua.

Si los vas a utilizar nuevamente en pocas horas o al día siguiente solo asegúrate de retirar la capa más gruesa de restos de pintura. Luego, los envuelves en una bolsa de plástico. Así evitas que las capas finas de pintura se sequen y endurezcan el pincel.

Recomendaciones para guardar tus pinceles

Una de las mejores formas para guardar tus pinceles es colgarlos por el mango o con la punta hacia arriba.

Pero si no tienes la posibilidad de hacerlo también puedes emplear un estuche o caja lo suficientemente grande para almacenarlos sin que se doblen sus cerdas.

Toma en cuenta esta pequeña guía sobre los tipos de pinceles para óleo la próxima vez que debas comprar herramientas para hacer tus pinturas. Si estás buscando materiales para hacer tus cuadros puedes contactar a nuestro equipo o revisa nuestros catálogos.

tipos de pinceles infografia

Fuente infografía

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados